10 julio, 2008

Sin aroma

¿Tus pétalos están secos que ya no abrazan con dulzura?, se les fue el brillo. No hay un sol que te motive, ni humedad que te despierte, tus espinas crecieron más y más para agredir al que se acerca. De chiquita eras una rosita tan linda, te parecías a mamá, servicial, cariñosa; con ternura y calidez aromatizabas su vida. Ni la sombra de años pasados, ahora ella te desconoce, tiene pena, no entiende el desierto en el que te convertiste, te marchitaste… Vamos, florece nuevamente, cautiva con hermosura ese corazón herido y cansado, resplandece para ella con un rico aroma, no dejes que los años avancen sin medida, cuando ya sea demasiado tarde, cuando ya no pueda verte como una rosa sin espinas.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Bonitas palabras.

6:23 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home